Los planes de Alibaba para conquistar Europa
1463
post-template-default,single,single-post,postid-1463,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Los planes de Alibaba para conquistar Europa

El gigante de ecommerce actúa como puente de las marcas chinas al resto del mundo, y viceversa. Su meta es conectar a diez millones de compañías con 2.000 millones de internautas.

Alibaba es un grupo chino de comercio electrónico que en su último ejercicio -cerrado en marzo- facturó 250.266 millones de yuanes (32.892 millones de euros), con un beneficio neto de 63.985 millones de yuanes (8.409 millones de euros). Dos tercios de sus ventas proceden de China, pero sus negocios internacionales crecen rápidamente.

Alibaba abrió sus primeras oficinas en Europa hace dos años y medio. Sigue una doble estrategia: ayudar a las marcas chinas a vender en el resto del mundo, y viceversa. El público objetivo para sus distintas plataformas es la propia comunidad china. AliExpress es la excepción, comercializando artículos de decenas de miles de pequeños productores chinos por todo el planeta. En España, AliExpress es el segundo mayor portal de ecommerce por facturación, solo por detrás de Amazon y superando ampliamente a El Corte Inglés y eBay, según estimaciones de eShow.

“El año pasado, diez millones de turistas chinos visitaron Europa. Para 2020, rondarán los veinte millones”, destaca Terry von Bibra, máximo ejecutivo de Alibaba en el Viejo Continente. Por eso, en primer lugar, la multinacional ha habilitado el uso de su plataforma de pagos Alipay en Europa. Alipay es el estándar de facto de los pagos online en el país de los dragones, con 650 millones de usuarios. “Simplemente, no tiene competidores”, puntualiza Rodrigo Cipriani, director de la compañía para el sur de Europa. Para crear una cuenta en Alipay, es necesario tener pasaporte chino.

Por su parte, China representa una oportunidad muy atractiva para las marcas europeas, en especial de moda y belleza. “Para los consumidores chinos, las Europa representa diseño, moda, calidad…”, apunta Von Bibra. Otros sectores, como el de la alimentación, representa una parte pequeña de la tarta, pero crece rápidamente. “Con el tiempo, el aceite de oliva podría ser un producto exitoso”.

Hoy, más de setenta marcas españolas venden a través de Tmall, el mayor centro comercial online del mundo. Es el caso de Zara, Mango, Desigual o Natura Bissé, pero también de muchas pymes. MartiDerm es una pequeña empresa de Barcelona que “ha conseguido que los chinos asocien España a los cosméticos”, afirma Von Bibra.

A medio plazo, la meta de Alibaba es conectar a 2.000 millones de internautas con diez millones de compañías. “Será más grande que China, India o el sudeste asiático”, destaca Cipriani.

Otro aspecto que distingue a Alibaba, grupo fundado y dirigido por Jack Ma, es su arraigado sentimiento de responsabilidad social. “No nos consideramos un ecommerce, sino una empresa que debe contribuir al desarrollo de la comunidad china a través de la digitalización. Solo el 18% de los vendedores chinos están en Internet. Alibaba ha digitalizado seis millones de ultramarinos en zonas remotas de China, que ahora tienen acceso a nuestras estadísticas sobre productos que se venden mejor, tipologías de clientes, etcétera. Además, hemos creado 30.000 locales en localidades y aldeas de todo el país, donde ciudadanos y pequeños empresarios pueden conectarse a la Red, y desde los que pueden realizar o recibir envíos”, explica Von Bibra.

Fuente: www.expansion.com

No hay comentarios

escribe un comentario